Noticias
ACERCA DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO

ACERCA DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO

Palabras elaboradas por la docente María Elina Ferreyra de Hafford, con motivo de la conmemoración de la Revolución de Mayo de 1810.

 

                Un día, en el año 1887, el educador Pablo Pizzurno –que en ese momento era director de una escuela-, reunió a sus alumnos en el patio del establecimiento,  les contó lo sucedido en mayo de 1810 y luego los invitó a cantar el himno nacional. Al día siguiente en el diario La Prensa se publicó esta noticia, hecho inusual hasta el momento y, dos años después, quedó esta práctica institucionalizada para todas las escuelas del país.

 

                Estamos hoy como aquel día de 1887: recordando y homenajeando a los hombres y mujeres de Mayo.

 

                Estas fechas patrias tienen el valor de rituales propios, y dejamos la enseñanza de las Ciencias Sociales en un proceso de estudio que se da durante todo el año escolar. El eje propiamente histórico de Formación del Estado Nacional se lo destina a 2° Ciclo y al nivel  secundario ya que los procesos políticos e institucionales son complejos para su estudio.

 

                La historia no es una, sino que hay varias historias argentinas.

 

                Cada uno de nosotros tiene una relación personal con la historia nacional que, a la vez, nos une en el conflicto y en la discusión como comunidad.

 

¿Podemos hablar de revolución inconclusa?

… de revolución sin pueblo?

… de revolución antiespañola y separatista?

… de revolución tardía?

 

                Para Bartolomé Mitre fue una revolución antiespañola y separatista.

 

                Para Felipe Pigna fue una revolución con marchas y contramarchas y la independencia se dio seis años más tarde.

                Y eso tiene que ver con las presiones británicas que no aceptaban ideas independentistas en las colonias de España, ya que la Gran Bretaña era su aliada en la lucha contra Napoleón.

 

                Galasso dice que hubo una revolución ya que el poder pasó del virrey a la Primera Junta, pero que ésta no fue antiespañola ni separatista. Afirma que Mitre inventó una revolución de Mayo porque tenía que legitimar su política económica en 1862.

 

                El historiador Luis Romero admite que no comparte la versión de Mitre, de revolución antiespañola, entendiendo que cuando Mitre fue presidente tuvo necesidad de  establecer un factor de cohesión nacional.

 

                La escuela como espacio público del conocimiento tiene la tarea de enseñar el bagaje cultural, no hace investigación histórica. Lo que hace es trasponer didácticamente el conocimiento al aula.

 

                Ante la diversidad de miradas históricas la escuela enseña tomando posición, ésta es siempre subjetiva, nunca neutral. Entonces no hay que olvidar las palabras de Bruner, psicólogo norteamericano, que habla de enseñar con honestidad.

 

                Se trata de enseñar vinculando la lógica psicológica del niño con la lógica de la disciplina y, de alguna manera, se rompe la relación asimétrica de poder que se da en toda institución, en este caso entre alumno y maestro.

 

                Gramsci, filósofo italiano crítico y comunista, habla de la profunda incidencia en el compromiso social que tienen los docentes junto con otras fuerzas cívicas. Dijo: la escuela y la lengua, la lengua y la escuela transitan juntas los desafíos de la historia.

 

                Y aquí aparece el lenguaje, imposible no hablar de él. Y uniéndolo al concepto de Bruner de honestidad tiene que ver con las herramientas que le damos a los alumnos.

 

                La escuela apela a la heurística creando, inventando, imaginando y a la hermenéutica enseñando estrategias de interpretación de textos.

 

                Dotar a los alumnos  de herramientas de la heurística y de la hermenéutica es ampliar su universo. Es tener presente el concepto de la honestidad de Bruner.

 

                Del mismo modo en que tratamos a la lengua, nos tratamos a nosotros mismos.

 

                No es tarea menor, y es por ello que los docentes tenemos un privilegio ¡y cómo no disfrutar de él!  Y este privilegio consiste en estar en relación permanente con las personas, con su lenguaje vivo, dinámico y, a la vez, con su faceta estética, usándolo con cuidado, no banalizándolo, buscando el adjetivo preciso, jugando con humoradas, usando en cada disciplina el concepto pertinente, cantándolo, creándolo y recreándolo. La escuela así se vuelve bastión del lenguaje. Se conforma como un espacio más de resistencia.

 

                La filóloga argentina Ivonne Bordelois dice que existe una responsabilidad colectiva en el cuidado del lenguaje y una de las maneras de cuidarlo es regresar a los poderes de la poesía.

 

                Cuando los filólogos hablan de volver a la poesía  lo dicen desde el significado de la metáfora, del lenguaje filosófico.

 

                Gille Deleuze, filósofo francés, señala que el arte combina perceptos y afectos, pero lo filosofía nos da el concepto.  Nos da la palabra. Es por ello que la filosofía nunca morirá porque el hombre nunca dejará de pensar.

 

                Para finalizar, volveré rápidamente a la historia como ciencia que estudia los procesos sociales. Pienso que hay que mirarla desde el concepto de crisis y no de orden.

 

                El Materialismo Histórico, que es el enfoque marxista de la historia, sintetiza que el conflicto es la condición del progreso.

 

                En cambio el Positivismo, que está muy ligado a las Ciencias Naturales y a la Lógica formal, dice que el orden es la condición del progreso.

                Por ello recordé un párrafo de la reseña del maravilloso libro de  Sábato, La resistencia. Y quiero compartir con todos ustedes este párrafo esperanzador que dice: (…) los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación. Así lo han demostrado tantos hombres y mujeres que con el único recurso de la tenacidad y el valor, lucharon y vencieron a las sangrientas tiranías de nuestro continente. El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos. Porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

 

                Reitero: Porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

 

                Esta oración plena de poesía, de metáfora, nos transmite la fuerza y el deseo de seguir transitando este camino democrático, que supimos conseguir, que tiene sus grandezas y miserias, sus bellezas y aún sus deudas y que cada uno de nosotros lo seguirá transitando desde el lugar que ha elegido estar. 

 
 
 
Inicio
Principios Educativos
Nivel de Educación Primaria
Nivel de Educación Secundaria
Seguridad
Galería de imágenes
Webmail
   
Contacto
Escalada 1567, Comodoro Rivadavia
(9000) Chubut, Argentina
Te. 54 0 297 446 6311
Fax 54 0 297 447 2483